De Londres a Dubai, de Zurich a México DF y Caracas: la red que movió millones de la corrupción de Pdvsa

De Londres a Dubai, de Zurich a México DF y Caracas: la red que movió millones de la corrupción de Pdvsa

La Fiscalía de Venezuela acaba de emitir una orden de captura por legitimación de capitales contra dos operadores internacionales de la trama de corrupción de Pdvsa: el empresario italiano Alessandro Bazzoni y el mexicano Joaquin Leal Jiménez, ambos señalados de trabajar con Álex Saab en negocios con Pdvsa y sancionados por Estados Unidos.

Casto Ocando | CastoOcandoContents | @cocando

Los recientes casos de corrupción en Pdvsa destaparon una extensa red criminal operada por el líder bolivariano y ex ministro de Petróleo Tareck El Aissami y sus adláteres, que incluyó más de 50 empresas dentro y fuera de Venezuela. Hasta ahora, la fiscalía del régimen ha ordenado la captura de 67 operadores -entre diputados, empresarios, militares, funcionarios públicos y hasta hackers y damas de compañía- por su participación en un esquema fraudulento que esquilmó una cifra estimada en unos $29,000 millones, una cifra sin precedentes y casi tres veces el presupuesto anual del país.

Pero estas revelaciones de la investigación oficial podrían ser apenas la punta del iceberg, con otras redes en todo el mundo que usufructuaron de los negocios ilícitos con la petrolera estatal venezolana.

Nuevos elementos de la investigación están mostrando ahora detalles de otras redes que operaron hasta muy reciente fecha, bajo la conducción del controversial hombre de negocios italiano Alessandro Bazzoni.

La fiscalía dirigida por Tarek William Saab emitió recientemente una orden de captura contra Bazzoni por su participación en operaciones de “tráfico” y “comercio ilícito” de materiales estratégicos, y por “legitimación de capitales”, según documentos a los que tuvo acceso Primer Informe.

Aunque no fue posible confirmar si la fiscalía ya ha oficiado una petición de extradición contra Bazzoni a los gobiernos de países donde podría estar residiendo, se conoció que la Fsicalía venezolana designó un fiscal especialmente para el caso Bazzoni (el Fiscal Nacional 73 de Legitimación de Capitales y Delitos Financieros), que está recabando información sobre las redes controladas por el empresario italiano en tres continentes, y su participación en un esquema de tráfico iícito de materia estratégico, una violación del artículo 34 de la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo.

La Fiscalía podría poner el nombre de Alessandro Bazzoni en la lista de solicitados de la Interpol en las próximas semanas, informó una fuente de la fiscalía.

Bazzoni se presenta a sí mismo como un hombre de negocios internacional especializado en mercados emergentes en Latinoamérica y Africa, en energía y fiantropía, y como un apasionado jugador de polo.

Bazzoni fundó el Proyecto Monterosso UK, a través del cual creó y administró su equipo de polo Cinque Terra, en honor a la zona en Italia donde nació. En una entrevista con el portal especializado Pololine.com, el empresario dijo que comenzó a practicar el deporta luego de conocer en Inglaterra a su actual esposa, la noruega Siri Evjemo-Nysveen, una avanzada jugadora de polo, que se convirtió en socia de Bazzoni en muchas de las operaciones cuestionadas por la fiscalía venezolana.

Evjmo-Nyzveen se presentaba a sí misma como administradora de fondos de cobertura y bancos, y socia fundadora en 2017 del fondo de inversiones Clareville Grove Capital LLC, con sede en Londres. Se desempeñó hasta marzo de 2023 como vicepresidenta de la junta directiva del banco suizo MBaer Merchant Bank, con sede en Zurich, una entidad que según la investigación en torno a Bazzoni pudo haber jugado un papel en la red de corrupción.

El empresario detalló que jugó polo en campeonatos de la realeza inglesa, incluyendo el Queen’s Cup -uno de los más importantes torneos de polo en el mundo-, y en competencias en Buenos Aires, Argentina, República Dominicana y Palm Beach, Florida, que durante años fue el cuartel de operaciones del banquero Víctor Vargas -también dedicado jugador de polo- y del ex Tesorero de Venezuela, Alejandro Andrade, actualmente en prisión por corrupción.

Sin embargo, Bazzoni dejó de competir en Palm Beach debido a que en enero de 2021, fue sancionado por el Departamento del Tesoro, por los negocios que mantenía con el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

Bazzoni no sólo fue acusado de ayudar a Pdvsa a burlar las sanciones de Estados Unidos para vender el crudo venezolano. También fue señalado de asumir el rol de Alex Saab -el testaferro de Nicolás Maduro- de coordinar la venta de crudo venezolano, después que el empresario colombiano fue detenido en Cabo Verde en junio de 2020.

Alessandro Bazzoni, el controversial empresario italiano solicitado por la Fiscalía General en Venezuela por sus vínculos con la corrupción de Pdvsa.

Historial en Venezuela

El historial de Alessandro Bazzoni en Venezuela se remonta aproximadamente a mediados de la década de 2010, cuando llegó a Caracas asegurando que era un empresario petrolero importante y era “ahijado” del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi.

“Posteriormente descubrimos que no tenía nada que ver con Berlusconi, pero para entonces ya había embarcado a varios empresarios”, dijo una fuente que lo conoció en esos años.

En 2015, tras la fracasada compra a Harvest Natural Resources de la empresa mixta Petrodelta, controlada por el duo de empresarios Cisneros-D’Agostino, conoce al empresario mexicano Joaquín Leal Jiménez, socio de Alex Saab, y que como él, se hace pasar por familiar del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Leal Jiménez -que ayudó a Saab en el fraudulento negocio de las cajas Clap, y también resultó sancionado por la OFAC- fue un socio tan cercano que Bazzoni y su esposa Siri pasaron gran parte de la pandemia de Covid viviendo en México.

La noruega Siri Evjemo-Nysveen, esposa de Alessandro Bazzoni que participó en las redes financieras del italiano con Pdvsa.

“Fue allí en donde los Bazzoni-Evjemo Nysveen estrecharon la amistad y sociedad con Leal Jiménez”, indicó la fuente que conoció al empresario italiano.

Fue también ese momento en que Bazzoni y su esposa decidieron formalizar relaciones y negocios con un esquema fraudulento que posteriormente implementaron con Pdvsa entre 2021 y 2022, según las indagaciones de la fiscalía venezolana.

Los Bazzoni-Evjemo Nysveen ampliaron su círculo de negocios en Venezuela, estrechando relaciones particularmente con operadores como Alvaro Pulido, socio principal de Alex Saab, y Wilmar Castro Soteldo, actual ministro de Producción Agrícola y Tierras.

Según las indagaciones, Castro Soteldo era el responsable de captar empresarios del área agrícola y de producción industrial de alimentos, a quienes exigía la entrega de cuotas de productos como arroz, pollo y embutidos, bajo la excusa de que iban a ser enviados a Cuba e Irán. Castro Soteldo prometía a los empresarios de alimentos pagarles con los recursos que resultaran de la venta de crudo a través de una supuesta alianza con el Vicepresidente de Comercio y Suministros, coronel José Antonio Pérez Suárez, actualmente detenido.

En realidad, los empresarios de alimentos, sin experiencia en el área de energía y petróleo, terminarían actuando como intermediarios de pagos de crudo que nunca recibieron, y que fue la base de multimillonario desfalco a Pdvsa que adicionalmente también provocó una crisis en el área de alimentos provocando el quiebre de numerosas empresas del sector, y amplificando la escasez de alimentos que ya afectaba gravemente a los venezolanos.

Se estima que del total estafado a Pdvsa por todos los operadores, los Bazzoni-Evjemo Nysveen acumularon más de $800 millones.

Los Bazzoni-Evjemo Nysveem utilizaron la infraescturtura del banco MBaer Merchan Bank, con sede en Zurich, controlado por el banquero suizo Michael Baer, bisnieto de Julius Baer, fundador del banco del mismo nombre que tuvo una activa participación en diversos escándalos en Venezuela, incluyendo el caso de corrupción de “los chamos” hijos de Cilia Flores.

Según fuentes, Bazzoni usó la firma Baer Capital Partners, subsidiaria del MBaer Merchant Bank en Dubai, para movilizar capitales desde Asia a Suiza, producto de la venta ilícita de crudo venezolano. Según este reporte, Bazzoni y su esposa Siri emplearon la firma Norge Oil Limited, estabecida en el paraíso fiscal británico de Isle of Man para dirigir sus inveriones, incluyendo aquellas realizadas en el banco suizo.

En 2020, Evjemo Nysveem fue designada miembro de la junta directiva de MBaer Merchant Bank, justo después de que el banco formalizara un incremento de capital de 6.83 millones de francos suizos (unos $7.6 millones).

Curiosamente, Evjemo Nysveem fue eliminada de la directiva del banco en marzo de 2023, justo semanas después de haber estallado el escándalo de la corrupcón en Pdvsa vinculado a Tarek El Aissami, y comenzó a circular evidencia de la participación de Bazzoni en el esquema fraudulento contra la estatal venezolana.

La pareja italiana-noruega mantienen un estilo de vida de alto perfil. Según un testigo que compartió información con la fiscalía en Venezuela, los Bazzoni-Evjemo Nysveem tienen bajo su control propiedades en Londres y en la costa italiana en el Mediterráneo, fincas ecuestres y un jet privado y un helicópero que usan para trasladarse de una propiedad a otra.

El hermano de Bazzoni, Lorenzo, aparece como directivo del Club de fútbol de segunda división Spal, fundada hace más de un siglo en la localidad italiana de Ferrara por los padres Salesianos.

Según Wikipedia, el Club Spal fue recientemente comprado en 2021 por un grupo de inversionistas representado por el estadounidense Joe Tacopina, abogado personal del ex presidente Donald Trump en los dos casos por abuso sexual en su contra: el de la ex acttriz pornográfica Stormy Daniels -aún en curso- y el de la ex periodista E. Jean Carroll, por cuya denuncia Trump fue sentenciado a pagar $5 millones en compensación recientemente.

En la negociación para adquirir el Club Spal, Tacopina controlaba el 49% de las acciones a través del Tacopina Italian Football Investment SRL. Poco tiempo después de la adquisición de SPAL, Tacopina dijo a Forbes que planeaba inyectarle al club una cifra entre $13 y $14 millones. En otro artículo publicado recientemente en el portal de SPAL Club, dijo que ya ha invertido un total de 25 millones de euros.

Aunque Tacopina no anunció públicamente la participación accionaria de Alessandro Bazzoni, en una entrevista con el portal italiano estense.com, el propio Tacopina admitió que una familia italiana “top secret” había participado en la operación de compra del Club Spal. La misteriosa familia era representada por Lorenzo Bazzoni, descrito como un “contador basado en Milán”.

La adquisición de equipos de futbol ha sido históricamente un mecanismo usual para operaciones de lavado de dinero, a través de la administración, compra de jugadores y manejo de efectivo en taquillas y tiendas durante los partidos. Tal fue el caso emblemático del Club Chelsea, adquirido por el oligarca ruso Roman Abramovich, sancionado el año pasado por el Reino Unido por su relación con Vladimir Putin.

Las autoridades tratan de establecer si los Bazzoni-Evjemo Nysveem están implicados, en pequeña escala, en una operación de lavado de dinero con el equipo de fútbol SPAL.

Como reportó Primer Informe en abril pasado, al menos tres agencias federales de Estados Unidos están monitoreando de cerca el escándalo de corrupción vinculado a Tarek El Aissami y sus operadores en Pdvsa.

Las investigaciones están centradas en personajes que ya están bajo investigación o han sido sancionados por el Departamento del Tesoro. Al menos dos fiscalías, la del Distrito Sur de la Florida con sede en Miami, y la del Distrito Sur de Texas, con sede en Houston, están ampliando las indagaciones.

Los federales están particularmente interesados en el papel de los operadores Alessandro Bazzoni, de nacionalidad italiana, y Joaquín Leal Jiménez, ciudadano mexicano, a quienes el Departamento del Tesoro consideran como los “herederos” del operador colombiano Álex Saab, actualmente detenido en Estados Unidos, y calificado por Washington como el testaferro del dictador Nicolás Maduro.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.