La vida cortesana del socio italiano de Alex Saab sancionado por EEUU

La vida cortesana del socio italiano de Alex Saab sancionado por EEUU

Alessandro Bazzoni, socio del empresario colombiano e intermediario de Nicolás Maduro, actualmente detenido en Estados Unidos y actor clave en el reciente escándalo de corrupción en Pdvsa, deja de lado las sanciones de la OFAC del Departamento del Tesoro de Estados Unidos en su contra, y una orden de arresto en Venezuela, para participar en la prestigiosa Cartier Queen’s Cup, el máximo evento de polo patrocinado por la realeza británica, con dos equipos en los que ha invertido millones. Esta es la historia.

Casto Ocando | CastoOcandoContents | @cocando

Uno de los torneos de polo más famosos del mundo, la competición Cartier Queen’s Cup «reúne a los mejores jugadores de este deporte y a sus notables caballos», según sus promotores. Es también una ocasión en la que las casas reales de Europa y Oriente Medio comparten escenario con destacados competidores respaldados por firmas de alto nivel y empresarios multimillonarios, bajo el patrocinio de la realeza inglesa.

La prestigiosa firma Cartier patrocina el evento desde hace más de 10 años. En los torneos se puede ver a miembros de la realeza británica (la propia reina Isabel solía asistir al evento) junto al jeque Mohammed bin Rashid de Dubai (cuya fortuna se estima en 14.000 millones de dólares), el financiero suizo Guy Schwarzenbach (director general de Black River Asset Management) y el consumado jugador de polo Alejandro Aznar, estrella del equipo español Marqués de Riscal.

La reina Isabel durante su última aparición en la Copa de la Reina Cartier en 2019.

El torneo se celebra en las históricas instalaciones del Guards Polo Club, situado en el entorno natural de Smith’s Lawn, a pocos kilómetros al oeste de Londres. El club, fundado en 1955, tuvo como primer presidente al difunto Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo. El último presidente, que supervisó el club y a sus miembros, fue el difunto Brian Stein, fallecido hace unos días, el 17 de mayo de 2023.

La Copa suele considerarse el punto culminante de la temporada social británica.

Pero no es oro todo lo que reluce en este prestigioso torneo. En las «suntuosas» competiciones finales de este año de la Cartier Queen’s Cup, que se celebrarán en el Guards Polo Club entre el miércoles 14 y el domingo 18 de junio, estará presente un empresario que ha sido sancionado por Estados Unidos y ha sido imputado en Venezuela por cargos criminales: Alessandro Bazzoni, el empresario italiano implicado en uno de los mayores casos de corrupción en la petrolera estatal venezolana, Pdvsa.

Alessandro Bazzoni con el uniforme de su equipo Monterosso.

Bazzoni, sancionado hace dos años por la OFAC del Departamento del Tesoro estadounidense, es considerado por Washington como el «heredero» del empresario colombiano Alex Saab, testaferro del dictador venezolano Nicolás Maduro y actualmente detenido en Estados Unidos acusado de corrupción, soborno y evasión de sanciones estadounidenses.

Describiendo el papel de Bazzoni y su relación con Saab, el Tesoro estadounidense declaró que «tras la detención de Saab en junio de 2020 en Cabo Verde (…) Bazzoni asumió el papel central de coordinación en el esquema en curso para intermediar en la reventa de crudo de origen venezolano de Pdvsa y fletar buques dispuestos a ir a Venezuela a cargar petróleo».

Tras ser sancionado, Bazzoni continuó con su tarea de intermediación ilegal de crudo venezolano en el mercado internacional, y llegó a verse involucrado en una gigantesca trama de corrupción en la que casi 70 personas, entre ellas altos cargos políticos, funcionarios y empresarios fueron imputados y detenidos en los últimos dos meses en Venezuela. Bazzoni, que también fue imputado, tiene una orden de detención por su implicación en supuestos pagos ilegales por la comercialización de crudo de Pdvsa.

Siri Evjemo-Nysveen, también conocida como Siri Bazzoni en los círculos del polo.

Alessandro Bazzoni y su esposa noruega Siri Evjemo-Nysveen, como se publicó la semana pasada, son en parte responsables de más de 21.000 millones de dólares robados a Pdvsa. Según las investigaciones dirigidas por el Ministerio Público en Caracas, Bazzoni, en sociedad con otro empresario italiano Erik Roveta, coordinaba la gestión de los barcos necesarios para recoger todo el crudo que iba a ser robado; mientras que Siri Evjemo-Nysveen junto con el mexicano José Luis Chávez Calva gestionaban todos los flujos de caja procedentes de las ventas del producto robado.

El operador italiano Erik Roveta

Utilizaron varias plataformas y estructuras financieras en Dubai, Reino Unido y Suiza, incluido el MBaer Merchant Bank en el que Evjemo-Nysveen fue vicepresidenta del consejo de administración hasta el mes pasado, cuando fue destituida debido al estallido del escándalo de Pdvsa.

El operador mexicano José Luis Chávez Calva.

Hace aproximadamente dos meses y una semana desde que estalló el escándalo de corrupción de Pdvsa en Venezuela, tanto Bazzoni como su esposa Siri -una consumada jugadora de polo por su cuenta- jugarán al polo y se mezclarán con la realeza en el Reino Unido hasta las finales del mes que viene.

Evjemo-Nysveen, también conocida como Siri Bazzoni en los círculos polísticos, juega como miembro del equipo Vikings, junto a jugadores como el argentino Juan Martín Zubía y otros. Alessandro Bazzoni juega con el equipo Monterosso. Tanto el equipo Vikings como el Monterosso son propiedad de Bazzoni, que ha invertido millones en ellos en los últimos años.

El polo es uno de los deportes más caros del mundo. Los propietarios deben mantener establos especialmente aclimatados para criar y mantener al menos treinta caballos conocidos como «ponis de polo» por su pequeño tamaño y agilidad para este deporte.

A menudo, para los torneos internacionales, los caballos deben ser transportados en aviones de carga y luego enviados a los clubes de polo en unidades especiales de transporte, lo que implica una logística operativa costosa y compleja.

Además, cada equipo de polo no solo cuenta con jugadores de alto rendimiento, sino también con entrenadores experimentados y un cuerpo de veterinarios que cuidan de los animales.

En una entrevista en 2019, Bazzoni habló de sus ambiciones de jugar a lo grande en Estados Unidos.

«Vamos a volver a Palm Beach», en referencia a la temporada de polo que se juega cada año de enero a abril en el emblemático Centro Nacional de Polo de Wellington. Pero tras ser sancionado por el fisco estadounidense, Bazzoni no jugará al polo en suelo norteamericano por un tiempo.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.